Internet de las cosas

Historia del internet de las cosas

El término “internet de las cosas” aparece en 1999, cuando Kevin Ashton lo propuso dentro de la organización Auto-ID Center. 

Con el avance de la electrónica, se ha posibilitado la fabricación de chips pequeños, sensores muy sensibles y módulos de transmisión sin hilos. Estos avances posibilitan la nueva revolución, el internet en las cosas.

Libros, lámparas, frigoríficos, paraguas… es posible agregar electrónica de control en cualquier objeto. Eso nos permite identificar donde se encuentran, interactuar con ellos y obtener información de su estado.

Aproximadamente cada individuo disponemos de entre 1000 a 5000 objetos a nuestro alrededor, con lo cual, si se implementa el internet en los objetos, en 2020 podemos tener aproximadamente 26 mil millones de dispositivos con un sistema de conexión a internet. Con tanta información en la red, será muy valorado el análisis Big Data.

Diagrama que simboliza el Internet de las cosas

La tecnología para conectar a internet puede variar. Para dispositivos que se encuentran en nuestro hogar, es comodo usar la tecnología WiFi. Ahora bien, para objetos localizados en puntos remotos, se debe usar la tecnología GPRS. Hay otras tecnologías que permiten crear una red de bajo consume, como el protocolo ZigBee, ideal para una red de sensores.

Las grandes compañías tecnológicas como Intel, Samsung, Apple… se han volcado a desarrollar chips y aplicaciones para la era que viene, el internet en todos los objetos.